BOLA DE MATERNIDAD PROUD MAMA CADENA DE BOLITAS CORAZON ANTIGUO

BOLA DE MATERNIDAD PROUD MAMA CADENA DE BOLITAS CORAZON ANTIGUO

Las bolas de maternidad / llamador de angel de la marca PROUD MAMA producen un sonido suave se produce cuando ella camina o se mueve.

17,95 €
Impuestos incluidos

FINANCIA TU COMPRA

A partir de 28,00 € de compra

Inmediato y sin papeleos

Cantidad
disponible para pedidos

Añadir a mi lista de nacimiento

  • 2 % Descuento por transferencia bancaria
2 % Descuento por transferencia bancaria
  • Envio 24-48 H. GRATIS para pedidos superiores a 75,00€ Envio 24-48 H. GRATIS para pedidos superiores a 75,00€
  • Te ponemos fácil las devoluciones Te ponemos fácil las devoluciones
  • Llámanos  977 21 65 97 o 977 91 88 92 Llámanos 977 21 65 97 o 977 91 88 92

BOLA DE MATERNIDAD PROUD MAMA CADENA DE BOLITAS CORAZON ANTIGUO

Una bola musical de maternidad, hecho a mano y bañado en plata  para ser usado por la futura madre como un collar, con el sonajero descansando en la parte baja de su vientre

 

Hechos a mano.

Libres de níquel y bañado en plata.

Cuerda negra



 LLAMADORES DE ANGELES

       Existen varias leyendas sobre la historia y orígenes de los llamadores de ángeles. Quizás la más hermosa sea una leyenda que nos cuenta que, hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda, y que, por alguna razón seguramente vinculada al Pecado Original, tuvieron que dejar de vivir conjuntamente con ellos.


     Los ángeles, apenados por la pérdida de la compañía de los humanos -los seres que más amaban- obsequiaron a éstos con colgantes esféricos de plata pura que, al agitarlos, sonaban como campanillas. Estas esferas eran un símbolo de protección.

 

     Un llamador de ángeles es una esfera redonda de plata de ley que emite un sonido armonioso cuando es agitada. La leyenda le otorga la facultad de proteger a quien lo posee y de favorecer su bienestar.

Se lleva en el cuello como colgante.


     También puede ser ubicado en el hogar, preferentemente en una puerta o en una cuna: en la puerta, porque, al abrirla y cerrarla, provocamos que el llamador de ángeles se mueva y suene; en la cuna, para hacerlo sonar antes de que se duerma el bebé y proteger, así, su sueño.


     De hecho, aunque el llamador es para beneficio exclusivo de la persona portadora, protegería al futuro hijo aun estando en el vientre materno. Para ello, se utiliza una cadena de 70 centímetros, como mínimo; así, el llamador quedará a la altura del bebé. Eso sí: una vez que éste haya nacido, puede ser utilizado únicamente por uno de los dos, madre o hijo.

BB 237

También podría interesarle